#CreatividadConAzúcar



Dudar de la creatividad como arma es posiblemente el primer error del que quiere hacer ruido (me gusta el Buzz Marketing pero si no se practica con cabeza el tortazo llegará en cuestión de días). Reconozco que cuando vi la llamémosle “campaña” de Halloween por parte de #Pepsi vinieron a mi cabeza Beckham, Roberto Carlos y Fernando Torres. 
La innovación de #PepsiCo o #CocaCola es bastante perezosa, cuando presentan un producto nos lo “comemos” en todos los medios. Nos dicen por activa y por pasiva que el producto es nuevo, es mejor, pero sabe igual… tiene Zero novedades pero es nuevo, algo así como cero azúcares pero es dulce. Otra forma de innovar se muestra ampliando el tamaño del envase, pero ya sabes que "el tamaño no importa".

En Branding cuando hablamos de “actuar como una marca” es sujetarnos a nuestros principios, a la base de los servicios que ofrecemos, defender hasta el último asalto que nuestro producto es el mejor y lo es porque es nuestro. Ante todo, mantener viva nuestra esencia muy por encima de todo, aquí citaría Apple, pero a la Manzana mordida de la época “Steve Jobs” con el conocido caso del usuario de iPhone4 que tras ver como al sujetar el teléfono se interrumpían sus llamadas, causa de la situación donde los reinventores del mismo habían ubicado una de las antenas… Este consumidor envío un correo quejándose directamente a Steve, un email que el Co-Fundador respondió con un:

Pues no lo cojas así.

¡Todopoderoso! Así se siente un usuario de Apple cuando en la prensa, bajando del autobús y camino a Starbucks golpeado por 2 grados hijos de diciembre, porque no hay nada tan maravilloso como ser fieles a una idea convertida en tan deleitante experiencia comercial, en este caso un iPhone.

Pero no nos vayamos de CocaCola vs Pepsi. Imaginemos la hazaña, el equipo de marketing en PepsiCo viraliza el spot de su terrorífica lata dejando en segundo plano a CocaCola que sirve como disfraz para un día…

- ¡Venga chicos! ¡¡Les hemos dado donde más duele!! Todos para casa que nos van a llover los aplausos

Entonces suena el silencio de marca GRANDE (esa que subsiste a la BLANCA sin rebajarse). Aquel que solo se rompe para hacer un giro da igual el cómo o donde, da igual. Entonces se despiertan los amigos de PepsiCo, imaginemos que con unos cuantos correos en la bandeja de cada uno y decenas de felicitaciones caducadas en cuestión de horas. Simple. Y en PepsiCo desde su departamento de marketing, no se ve un alma, desierto con burbujas. Suena algún teléfono. Pero la cabeza pensante, esa que se sienta por encima de los diseñadores, se acuerda del creativo que lanzó la propuesta, porque ese día este chico quiso ser el héroe algo que CocaCola en tiempo record y aplicando eso que alguna vez te he dicho:

“Respiremos creatividad y veamos posibilidades donde otros ven problemas. Grabemos este mensaje sobre nuestro corazón”

Le recordó al creativo. A su jefe. Al equipo y a sus seguidores que… Todos queremos ser un héroe!

No siempre la primera idea es la buena, tampoco es fácil saber escoger de entre 5 habiendo minutos que se escapan para presentar la propuesta, pero ahí entra tu determinación, es el jardín donde demuestras que el resto necesita el riego de césped automático mientras a ti con la lluvia de esta noche te será suficiente. 

Los mercados no se paran, nunca. Los mercados no se compadecen, jamás. Ellos mandan y demandan. Te ofrecerán hostilidad a la que deberás responder con creatividad porque como ves…

…como ves aplicando creatividad ¡hasta el agua con azúcar puede dar que hablar!

Y ahora, si te apetece disfruta de esta bella batalla publicitaria