La #Felicidad es @vilarsrurals en #SantHilari




Verde. Entre montañas, prados y felicidad. Con una ruta reservada, los espacios de "luego bajo" la llanura barro y césped. Hay veces que el mejor plan de acción es retirarla, a la acción, al maltrecho de estrés, agobio con imperativas dosis de ponencia laboral, receta de estrechas extremidades cansadas de caminar, correr, maquillar y vender.

Y es entonces cuando debes decir basta, tú y yo (de vez en cuando lo hacemos) pero más y mejor que formar parte del rebaño estresado entre proyectos, trabajo y familia hay una fórmula para relajar cada parte del momento, en desayuno, comida, merienda y cena. 


Sentados los dos en el regazo de la calma ante la más bella de las casualidades, la de encontrarnos en medio de ese paraíso con conejos pero sin relojes, con gatos pero sin Cheshire, con baldosas que no tienen porque ser amarillas, sólo si tu no quieres ya que a media tarde cuando el sol está en momento de dura jornada laboral, verás amarillos, azules turquesas y naranjas, porque esto es Sant Hilari. Esto es belleza.

Y yo que no soy de mar, tampoco de montaña, pero que deseo tanta mar como Robles y rosas me pierdo, con la tranquilidad "oh bueno... Ellos ya se preocupan por mi" y paseo, sin ser de mar ni de montaña pero paseo, eso es felicidad, eso es Sant Hilari. Una obra de ingeniería tan perfecta y humana que te hace percibir arte bajo tierra, arte de ese que personas anónimas al Mundo traspasan lienzos para llegar a tu corazón. Lo ves de la mano, con tus amores o tu iPad, tal vez con los dos, percibes el arte de tranquilidad, te fundes en esa armonía que sólo magos y hechiceras capaces de silenciar al mismo silencio pueden escribir. 


Subes. Subes en el espacio sensato de nostálgica tranquilidad ¡te has encontrado! El silencio entre escalones, ha dado con el interruptor. Como sí de un alquimista se tratara te haces con la fórmula de la felicidad, que no es breve, es Sant Hilari. 

Escalando en las maneras del más sensato y seductor cúmulo de finales se acerca la media tarde, entre cristales, manteles, actividades y un algo preciado, precioso y humano, las personas. Te rodean en un diseño casi perfecto, con tejanos, cortos o largos, con encajes de seda y piel, con sonrisas las de niños y mayores, la de mayores que se sienten niños, con sus niños que juegan a ser mayores. Juegan y lo hacen porque está pensado para ello, para ellos, para que mamis y papis disfruten de eso que, tal vez, entre semana no pueden, sí tiempo, sin sitio y sin indicio, el de las maneras, sus corduras, la más bella de las publicidades, sin un ápice de virilidad pues no la necesita, Sant Hilari no necesita de esas estrategias ya que ha sido construida por y para personas. Los números en ranking ya son otra cosa. 



Al ver acabar la tarde se prepara una fiesta entre montañas, en el Valle donde nos ha invitado el tiempo a pasar los días felices desde la profunda perspectiva a delinquir felices momentos. En la mirada de un pequeño se lee felicidad, emociones distintas pero sobretodo diversión, la que merecen por ser quienes son y hacernos quienes somos. ¡Fiesta! Cena y ¡fiesta! Cerrando cena con primeros, segundos y "postreros" Sant Hilari da paso a una noche donde los pequeños saben de protagonismo, discoteca con animación para que bailen, se agoten ¡y se duerman!

Cerrando noche en ese lugar tan bello y distinto que es Sant Hilari, porque todos entendemos de ruidos, coches, trabajo y prisas. Todos menos ellos, hay "Equipos de los Sueños" pero algo más extraordinario aún, un equipo capaz de hacer que tus días sean de ensueño.

¿sabes amiga? Creo hay algo por encima de todo, y es el ser muy feliz por muy poco...

...ese sitio es Sant Hilari

http://www.vilarsrurals.com/vrhilari/